Los áfidos o pulgones (Hemiptera: Aphididae) son insectos de pequeño tamaño de gran capacidad reproductiva lo que hace que se conviertan en importantes plagas de cultivos tanto de invernaderos como al aire libre. En general, son insectos muy polífagos responsables de serias pérdidas de rendimiento y calidad de hortalizas y frutas ya sea, por el consumo directo de savia del floema o por la propagación de virus. 

Para su control se puede utilizar Chrysoperla defreitasi, cuyas larvas son depredadoras, siendo las de tercer estadio las más activas. Dependiendo de la temperatura y del tipo de presa, en promedio, durante su desarrollo, una larva de Chrysoperla defreitasi puede consumir entre 300 a 400 pulgones.

 

Adulto y ninfas de áfidos.